De Madrid a Tolox

     ¡Hola a todos!
     Este fin de semana ha sido muy satisfactorio a nivel profesional y personal porque volvía a Madrid para reencontrarme con grandes personas y aficionados al flamenco a los que les tengo un enorme aprecio y cariño al igual que me consta, que ellos a mí.

     Es un honor siempre trabajar en Madrid donde e sentido el inmenso cariño y respeto que su público me a ofrecido, desde la primera vez que pisara tablas allí. Pero esta vez era por un motivo aún mayor en lo que a nivel personal para mí se refiere, en esta ocasión como ya tuve oportunidad en años anteriores, nos reuníamos para recordar la memoria del flamencólogo Ángel Lacalle.

     A Madrid le debo mucho, a su Silla de Oro de Leganés (Barrio de la Fortuna), a Ángel Lacalle, Juanjo Gil y todos los que lo hacen posible. Para mí la Silla de Oro fue el comienzo de todo, donde creyeron en mí y me dieron ese empuje y esa fuerza para seguir día a día luchando y trabajando. Tras la final de dicho concurso, recuerdo leer una crónica escrita por el flamencólogo Ángel Lacalle que supuso tanto para mí que e de reconocer que la conservo enmarcada en casa y como oro en paño. 


     Fue una noche para el recuerdo, acompañada del toque del gran Pepe Nuñez con el cual me siento muy arropada y agusto en todas y cada una de las actuaciones que compartimos, que ya son unas cuantas..



     Tan solo puedo agradecer a todos los que allí nos acompañaron con un lleno absoluto por su cariño y acogimiento, a la familia de Ángel Lacalle porque para nosotros ya es como si fuera nuestra, a Juanjo Gil por esa maravillosa labor que hace con el flamenco en Madrid, llevando siempre la figura de su gran compañero y amigo que fue Ángel. 

     Y como bien dice el título de esta segunda publicación, ``De Madrid a Tolox´´, y así fue. Tras terminar el recital de Madrid, volvimos a nuestra Málaga para pisar por primera vez las tablas de la peña flamenca de Tolox, tablas que tal y como me hicieron saber esa noche, las inauguró en su día mi padre el cantaor Barquerito de Fuengirola, siendo un honor aún mayor para mí el estar allí y poder sentir ese cariño tan inmenso que me transmitieron todos los allí asistentes que en anteriores ocasiones habían disfrutado del cante de mi progenitor.


     Durante el recital me estrenaba con el acompañamiento del gran guitarrista Malagueño Paco Javier Jimeno, que nos hizo disfrutar a todos con su buen hacer en el toque y su flamencura.  
        Lo que en principio parecía ser una noche algo tranquila a nivel de asistencia, ya que el clima no acompañaba, pasó a un aforo completo justo antes de dar comienzo la actuación, con un caluroso y gran recibimiento, ganas de escuchar y disfrutar de la noche. 



     De muy buena manera y con el buen sabor de boca que me dejó el fin de semana, me despido con todo el cariño del mundo y agradecida como siempre a todo los que me acompañan y me hacen sentir tan bonito. 

                      ¡Muchos besos Flamencos!


Dame tu pañuelo, hermano
Que vengo muy mal herio
Dime que pañuelo quieres
Si el rosa o color de olivo
Quiero un pañuelo bordao 
Que tenga en los cuatro picos
Tu corazón dibujao

Rafael Alberti.




     



Comentarios

Entradas populares de este blog

Menudas Estrellas

Fraguando LA CAJONERA DE LOS CANTES

Un Nuevo Viaje